Bulldog Francés

Raza de perro pequeño Bulldog Francés
  • Capacidad de aprendizaje: 3 estrellas
  • Pérdida de pelo: 6 estrellas
  • Resistencia: 4 estrellas
  • Perro guardián: 3 estrellas
  • Trato con niñosn: 10 Stern
  • Popularidad: 8 estrellas

La esencia del Bulldog francés

El Bulldog Francés a primera vista, se lo ve como una versión en miniatura del gran Bulldog Inglés con cara de Pug. De hecho, esta raza desciende del Bulldog Inglés y luego fue cruzada con otras razas, lo más probable es que haya incluido el Pug también. Por lo tanto, la similitud con estos dos perros no es coincidencia, sino genéticamente condicionada. También por naturaleza, hay algunas similitudes entre los tres. Se consideran en su mayoría de buen carácter y tranquilos.

Aunque el Bulldog Francés tiene una expresión bastante gruñona y un físico fornido, esta raza se relaciona con los miembros de la familia con mucho cariño y es especialmente amigable con los niños. Por lo general, es una raza tranquila y relajada, pero también actúa con determinación cuando se trata de proteger a su familia contra (presuntos) enemigos. Incluso si se enfrenta a perros más grandes, generalmente es valiente , pues estos perros se sobreestiman a sí mismos. Para que no se termine perjudicando en una pelea, hay que ir juntándolo a razas mayores, para que así aprenda a conocer mejor su propia fuerza.

El Bulldog Francés, es muy feliz cuando esta rodeado por su familia, juega en las alfombras y es un amante de los sofás. Es una Raza muy centrada en su gente y necesita un contacto cercano, debe, en la medida de lo posible, participar en todas las actividades y nunca quedarse solo por mucho tiempo. Caso contrario, sus reclamaciones serán muy evidentes. No requiere caminatas muy largas, ni de deportes caninos, pero si necesita de suficiente ejercicio para no tener sobrepeso. A veces es suficiente jugar en el jardín por un tiempo. Sin embargo, debe ser supervisado porque, en primer lugar, a el realmente no le gusta hacer nada, y segundo, por que es muy sensible a la temperatura y puede sufrir de calor fácilmente en los días más cálidos del verano. Además, tienen que descansar un poco entre sus actividades, ya que tienden a tener falta de aire debido a su nariz aplanada. Es por eso, que a esta raza le gusta las caminatas adaptadas a su propio ritmo.

El Bulldog Francés, por lo general se lleva bien, con otros perros y mascotas, incluso con gatos, cuando conviven desde muy pequeños. Solo hay problemas con Bulldogs Franceses del mismo sexo. Existe una rivalidad que puede convertirse en agresividad. Pero al contrario de este comportamiento, el tiene muy buen carácter que se demuestra con los niños. Por lo general, no muerde a menos que se enfade muchísimo.

En términos generales, enseñarle algo también es difícil porque tiene su propio comportamiento y puede ser muy terco, a pesar de que normalmente le gusta complacer a sus dueños. Bajo ninguna circunstancia, el entrenamiento puede ser muy riguroso. Solo la paciencia y la consistencia conducirán al éxito deseado. La severidad exagerada, por otro lado, es contraproducente y puede detener la cooperación..

Debido a su nariz plana, el Bulldog Francés ronca cuando duerme. Dependiendo de su postura, puede roncar más o menos fuerte, pero nunca puede evitarse por completo. Los fanáticos por la limpieza, tendrán un pequeño problema con el pelaje de esta raza, pues su pelo se encontrará distribuido por toda la casa o apartamento.

Lo más importante sobre el Bulldog francés

  • A los Bulldogs franceses les encanta abrazarse y, por lo tanto, son perros de regazo y perros falderos.
  • A los Bulldogs Franceses les encanta que los abracen, son perros de regazo y falderos.
  • El personaje del bravucón que aparenta, puede describirse mejor como tranquilo y bueno. Él da mucho amor y amistad a toda su gente incluyendo a los niños.
  • Si hace poco ejercicio, el Bulldog Francés tiende a tener sobrepeso. Los paseos adaptados a la forma física del Bulldog Francés son, por lo tanto, imprescindibles.
  • El Bulldog Francés, defiende a su familia hasta su ultimo diente. Sin dudarlo, enfrenta a todos sus rivales, mismo que tengan el doble de su tamaño. En ese sentido, ellos cuentan con una autoestima sin límite.
  • Debido a su nariz plana, el Bulldog Francés tiene dificultad para respirar. Este punto debe considerarse en las caminatas y otras actividades físicas.
  • La sensibilidad a la temperatura del Bulldog Francés es grande. En verano, puede sufrir de calor fácilmente, especialmente si hace un esfuerzo físico, el cual de todos modos debe evitarse debido al problema de la respiración. En los días de invierno helados, puede necesitar una ropa especial de abrigo.
  • El Bulldog Francés no puede y no debe quedarse solo. Por lo tanto, deben llevarlos en todos los viajes y salidas.
  • A pesar de que demuestra un comportamiento protector, esta raza no es tan adecuada para ser un buen perro guardián.
  • Los bulldogs franceses del mismo sexo se ven como competidores y, como tales, en casos extremos, se tratan muy agresivamente.
  • El ronquido es una característica del Bulldog Francés, por su nariz plana.

Reproducirse

El Bulldog Francés alcanza un tamaño entre 18 y 21 centímetros y pesa entre 8 y 14 kilogramos. Dado que las extremidades son bastante cortas, tiene una apariencia más bien achaparrada, que es enfatizada por su cabeza redonda. Las orejas son diferentes a las de los Bulldogs Ingleses , pues son verticales para arriba. La cara es bastante angular y su piel tiene muchas arrugas. La cola, puede ser corta o muy corta. El Bulldog Francés tiene un pelaje corto y liso atigrado (una mezcla de negro, rubio, marrón medio a oscuro).

El personaje

Vive y deja vivir - ese parece ser el lema del Bulldog Francés. Le encanta recostarse en el sofá, se deja acariciar, da algunas vueltas, se acuesta otra vez, se deja acariciar de nuevo ... Pero algunas cosas, llevan su serenidad a un cambio repentino. Una de esas cosas es tener alguna sospecha de que la familia quiere salir de la casa sin el. Allí, el Bulldog Francés se pondrá inquieto. Porque si odia algo, es la soledad. Otra cosa que no le gusta es el esfuerzo físico el cual también puede llegar a ser perjudicial para su salud.

Ante la sensación de un peligro inminente, ya sea real o no, el Bulldog Francés se transforma en un perro capaz de enfrentar a cada oponente. Al menos en su imaginación, porque en términos de "luchar por el bien de mi familia" se sobrevalora a sí mismo. En esos momento, la habilidad del dueño del perro es importante, para protegerlo de daños.

Sin embargo, si no se da ninguno de los puntos mencionados anteriormente, el Bulldog Francés disfruta y deja que todos compartan su felicidad. Es una raza amiga de todos los seres humanos y de casi todos los animales (con las excepciones ya mencionadas). A los niños, especialmente, les gusta esta raza, mismo que no se pueda esperar de ellos juegos demasiado exuberantes. Sin embargo, a ellos si les gusta que los entretengan y los abrasen.

A pesar que este perro ama los sofás, también le gusta moverse y caminar con sus dueños. Si en algún momento el no puede caminar más, lo que puede pasar especialmente en climas cálidos, lo dejara muy en claro, al acostarse. Llegado ese caso, definitivamente hay que darle un descanso. En la mayoría de las veces, no es perezoso, en realidad ha llegado a su límite, el cual, hay que respetar para mantener su salud.

Instrucciones para el cuidado

El pelaje en sí, no necesita cuidados frecuentes. Pero, como el Bulldog Francés es muy peludo, debe cepillarse todos los días y tener la aspiradora a mano. Una característica especial de esta raza es el cuidado de las arrugas. Estas deben limpiarse regularmente, para que no se le irrite la piel, ni se le inflame. Lo mismo se aplica a las orejas, las cuales se deben someter a una inspección semanal.

Enfermedades relacionadas con la raza

El Bulldog Francés es un poco más susceptible a las enfermedades que otras razas pequeñas. Sin embargo, ella también puede estar sana hasta el final de su vida. La gravedad de los problemas, depende de cuán específicas sean ciertas características de la raza y de cómo se mantenga.

  • Infecciones . Los pliegues de la piel del Bulldog Francés siempre deben mantenerse extremadamente limpios, de lo contrario puede ocurrir irritación de la piel e incluso infecciones.
  • Enfermedades oculares . Los Bulldogs franceses tienen ojos muy sensibles y, por lo tanto, son propensos a la conjuntivitis. Si no se trata, estos problemas pueden llevar a la ceguera, por lo que se debe consultar a un veterinario por cualquier anomalía.
  • Sobrecalentamiento . Debido a que los Bulldogs Franceses son muy sensibles a la temperatura, pueden sufrir mucho con ella. El esfuerzo físico debe ser muy moderado a altas temperaturas.
  • Falta de Respiración. La forma especial de la cabeza (braquicefalia) con la punta plana asegura que el Bulldog Francés no siempre obtenga el aire necesario. Si este problema empeora, el perro puede estar seriamente en peligro. Se trata de la discapacidad respiratoria, el síndrome braquicefálico.
  • Problemas en las tiroides son más frecuentes en los Bulldogs Franceses.
  • Luxación patelar. Es una inflamación dolorosa de la rodilla, que ocurre principalmente en razas pequeñas, es una dislocación de la rótula (patela), que duele con cada paso, por lo que los perros evitan apoyar la pierna afectada lo menos posible, y solo caminan con tres patas. El tratamiento es médico, pero muchas veces necesita cirugía.
  • Hernia de Discos afecta a los Bulldogs Franceses principalmente en edad avanzada, pero también puede ocurrir en animales jóvenes. Es muy doloroso porque los nervios se ven afectados.

La evolución del Bulldog francés

El origen del Bulldog Francés no se logra explicar hasta el último detalle y cuenta también con una historia de migración. Los bulldogs fueron criados en Inglaterra, originalmente, para luchar contra otros animales (de ahí el toro en su nombre). Sin embargo, este sangriento deporte de apuestas fue prohibido en 1835, privando al bulldog de su tarea principal. Presumiblemente, acompañando a los trabajadores, algunos especímenes de Bulldog llegaron a Francia, donde se destacaron en el control de plagas como las ratas.

Esta útil función los hizo muy populares en el país de acogida. En algún momento, los representantes de la alta sociedad se dieron cuenta del bulldog y lo convirtieron en un perro de compañía. Los franceses criaron al perro con las características orejas erectas, al cruzarlo con una raza de Terrier Francés y más tarde con el Pug. Estas orejas diferentes no fueron aceptadas en Inglaterra, por lo que a esta subespecie se la llamó Bulldog Francés. Tanto ella como el Bulldog Inglés hace tiempo que se han convertido en razas separadas.

Fotos de usuarios: Bulldog Francés


Perro Bulldog Francés Perro Bulldog Francés Perro Bulldog Francés Perro Bulldog Francés

Aquí viene tu Bulldog Francés